@

La inesperada heredera

¿Quién es la hija de Kim Jong Un y por qué aparece cada vez más en los medios estatales? Esa es la interrogante que inquieta a la prensa y a los analistas internacionales. ¿Estamos frente a la futura sucesora del temido e impredecible líder de Corea del Norte?

9 enero 2024

No fueron los misiles nucleares, las interminables filas de sincronizados soldados, ni los solemnes generales con decenas de medallas lo que más llamó la atención en un reciente desfile militar norcoreano: fue una niña de 10 años… o tal vez de 11.

Pese a lo difícil que es descifrar al hermético y misterioso régimen, que controla toda la información, cada aparición pública de Kim Jong Un es cuidadosamente estudiada en busca de señales que muestren algún cambio político, la caída en desgracia de alguna figura o el surgimiento de otra. Y aunque es imposible hablar con certeza sobre lo que sucede en ese país, se cree que el “guía supremo” tiene 3 hijos, aunque la única existencia confirmada es la de Kim Ju Ae, quien desde noviembre ha aparecido varias veces junto a su todopoderoso padre. Esto ha generado especulaciones sobre el próximo (o próxima) líder de la dinastía Kim, inaugurada por Kim Il Sung, fundador de la República Popular Democrática de Corea en 1948 y gobernante hasta su muerte en 1994.

La primera incógnita sobre la niña es su edad. Fue en 2013 cuando se supo de su existencia, gracias al estrafalario ex jugador de la NBA Dennis Rodman, quien visita habitualmente ese país como amigo de Kim Jong Un. En una entrevista, Rodman declaró: «tuve en brazos a su bebé Ju Ae y también hablé con su esposa Ri. Él es un buen padre y tiene una familia preciosa». Sin embargo, recién en noviembre del año pasado los norcoreanos, y el mundo, la vieron por primera vez, cuando visitó junto a su padre en un centro de pruebas de misiles balísticos intercontinentales. El mayor orgullo nacional.

El Servicio de Inteligencia de Corea del Sur cree que Ju Ae nació alrededor de enero de 2013, es decir, tendría 10 u 11 años y sería la segunda hija del dictador. Kim Jong Un y Ri Sol Ju podrían haber tenido su primer hijo en el verano de 2010 y un tercero hacia principios de 2017. El sexo de ambos sigue sin confirmarse.

De hecho, pese a estas apariciones públicas, el nombre de Ju Ae nunca ha sido ratificado oficialmente por el Estado. Según un artículo de Radio Free Asia, los gobiernos locales de las ciudades de Jeongju y Yongsong han ordenado a las mujeres llamadas Ju Ae que cambien los nombres de sus partidas de nacimiento, otro indicio que podría confirmar la identidad de la hija.

Aunque cueste creerlo, el que ella aparezca a tan corta edad en público es un inusitada muestra de “apertura”: la primera foto verificada de Kim Jong Un solo se conoció en 2010, cuando él tenía alrededor de 26 años, poco antes de la muerte de su padre, Kim Jong Il, y de asumir el mando absoluto de la nación.

Semanas después del estreno público, Ju Ae tuvo una destacada participación en el banquete por el 75 aniversario de la fundación del Ejército Popular. La niña apareció caminando junto a sus padres mientras los asistentes aplaudían con el habitual fervor y fanatismo. Paralelamente, la Corporación de Sellos de Corea del Norte anunció que la imagen de la «respetada hija» ocupará un lugar prominente en las estampillas nacionales.

¿La sucesora?

Este inesperado protagonismo ha generado dudas sobre si Kim Jong Un está enviando señales sobre quien lo sucederá en el poder, aunque los expertos argumentan que es demasiado pronto para decirlo, sobre todo considerando que el puesto suele estar reservado para un hijo hombre.

Sin embargo, Cheong Seong Chang, analista del Instituto Sejong de Corea del Sur, declaró en CNN que las reiteradas presentaciones de Ju Ae y que el medio estatal la llamara la «amada hija” podrían ser la señal de ser la elegida: ese adjetivo solo se le da a quien detenta el poder, o está muy cerca de él. «Hay que ver cómo afectará esto a la política interior y exterior del país a mediano y largo plazo y cómo tomarán los norcoreanos la sucesión de la cuarta generación», afirmó Cheong.

En el mismo reportaje de CNN, el especialista en temas coreanos Duyon Kim, precisó que «hasta el momento solo podemos especular. Sin embargo, Kim Jong Un obviamente la está exhibiendo intencionadamente y, como mínimo, parece estar tratando de reiterar la importancia, el estatus y la legitimidad de una descendencia directa de la línea de sangre Kim». De lo que no habría duda, es que el régimen ha empezado a crear un “culto a la personalidad” en torno a ella.

Antes de este despliegue mediático, se había pronosticado que la hermana menor del mandamás norcoreano, Kim Yo Jong, podía ser una posible sucesora. Actualmente, ella es la única mujer en la Comisión de Asuntos de Estado, el máximo órgano político de Corea del Norte, y en 2018 “encantó” a Occidente al representar a su hermano en las Olimpiadas de Invierno en Corea del Sur. En 2020, se decía que ella era la «segunda al mando de facto».

Sin embargo, explican los analistas, los recientes alardes de Kim Jong Un con su hija pueden ser señales preocupantes para Kim Yo Jong si es que realmente se está considerando poner a Ju Ae en lo más alto de la jerarquía. Nadie olvida que Kim mandó a matar a su tío y a su hermanastro, a quienes veía como eventuales competidores.

Por ahora, no hay indicios de que el “Mariscal Supremo” está pensando dejar el poder. Y así lo demostró el primer día de 2024, cuando en una reunión con el alto mando militar dijo que sus fuerzas armadas debían “aniquilar” al enemigo y amenazó con destruir a Corea del Sur y EEUU con “un ataque nuclear sin precedentes”. “Si el enemigo opta por la confrontación militar, nuestro ejército debe asestar un golpe mortal mediante la movilización de los medios más fuertes sin titubeos”, expresó. Además, llamó al ejército a reforzar su preparación argumentando que la península coreana está «cada vez más cerca de un conflicto armado que podría estallar en cualquier momento”.

Esta provocación no dejó indiferente la comunidad internacional, ya que, pese a las advertencias y sanciones, Kim Jong Un continúa desarrollando su programa nuclear. De hecho, hace algunas semanas, satélites internacionales detectaron la realización de una prueba de un misil balístico intercontinental y la puesta en órbita del primer satélite espía norcoreano, ambos avances armamentísticos importantes.

El “broche de oro” de la llegada de Ju Ae a la cúspide fue su participación en la ceremonia de Año Nuevo. Las imágenes de la cadena oficial KCTV mostraron a la “primera familia” siendo recibida con vítores por más de 150 mil espectadores. Mientras la niña sostenía del brazo a su padre y avanzaba hacia su asiento, su madre aplaudía y sonría a su lado.

En el estadio 1 de Mayo, ante una multitud expectante, Kim le dio un cariñoso beso en la mejilla. Era el emperador rojo presentando a su princesa.