@Columnas

Proceso Constituyente: ¿Qué busca Chile Vamos?

Tras la decisión de no participar en la reunión de trabajo programada para el pasado jueves 15 de septiembre debido a los “lineamientos” esgrimidos por La Moneda, los líderes de Chile Vamos han tenido que confirmar en varias ocasiones el compromiso del sector con impulsar una nueva Constitución. Aquí, los objetivos mínimos que el conglomerado busca conseguir en las sesiones que se retomarían el viernes 23 en el Senado. Por Ian Mackinnon (*)

21 septiembre 2022

Concluidas las celebraciones de las Fiestas Patrias, la agenda política vuelve a centrarse en las negociaciones que esta semana debieran retomarse en el Congreso Nacional, de cara a trazar un nuevo itinerario constitucional, tras el contundente triunfo de la opción Rechazo en el plebiscito del pasado 4 de septiembre. Estas reuniones, en las que participan los líderes de los partidos políticos con representación legislativa y que cuentan con el acompañamiento del Ejecutivo, tuvieron una breve pausa luego de que los presidentes de los partidos de Chile Vamos acusaran la intención del Gobierno de fijar ciertos lineamientos para esta nueva etapa, en cuanto a rescatar la participación de independientes y pueblos originarios.

¿El resultado? La petición formal para que La Moneda no concurra a este trabajo hasta nuevo aviso, ‘de manera de poder deliberar de forma autónoma’, como dice la carta firmada el pasado 13 de septiembre por los presidentes de Renovación Nacional, Francisco Chahuán, de la UDI, Javier Macaya y de Evópoli, Luz Poblete.  Y a sabiendas de que cuentan con los votos necesarios en ambas Cámaras para promulgar el nuevo proceso, enlistamos los que parecen ser los objetivos mínimos que el conglomerado opositor pretende alcanzar:

  • Reafirmar el compromiso: desde que solicitaran aplazar la fecha del nuevo encuentro para el 23 de septiembre, los liderazgos de Chile Vamos han tenido en varias ocasiones que confirmar el compromiso del sector con tener una nueva Constitución aprobada por la ciudadanía. La razón de postergar la reunión tuvo, por cierto, la intención de demostrar tanto el peso específico de Chile Vamos en esta etapa como la incomodidad que generaron los supuestos lineamientos declarados por el Gobierno. Pero también fue una oportunidad tomada para ganar días que permitieran generar las reflexiones y espacios de conversación (y persuasión) con las bases, cuyo ritmo, entienden, no puede estar condicionado a lo inmediato. A la nueva sesión del día 23, entonces, se espera que los presidentes de los partidos lleguen con mandatos más explícitos desde sus respectivas militancias.
  • Un diseño exitoso: las características del nuevo proceso deben generar estabilidad y certidumbre para finalmente “cerrar el tema constitucional”, como declaró recientemente el senador Macaya en una entrevista. Acá la combinación de factores para la fórmula final está por definirse, pero desde el grupo habría consenso en abogar por un órgano electo más pequeño al de la pasada Convención y sus 155 delegados, que puedan contar con una instancia de consulta a expertos que los acompañen durante todo el período de trabajo, y un plebiscito ratificatorio nuevamente con votación obligatoria. Sobre la mesa podría sumarse una lista de asuntos en los que el nuevo órgano no podría innovar -tal como lo tuvo la pasada Convención-, pero por ahora no se han conocido detalles en ese sentido.
  • Capitalizar el 62%: al igual que la mayoría de los actores políticos los líderes de Chile Vamos están buscando descifrar el perfil del electorado que contundentemente rechazó el proyecto constitucional para, así, poder ofrecerle una oferta programática y de representantes que les permita ser exitosos en el ciclo electoral que se inicia en 2024. La tarea es compleja por varias razones, pero destacamos dos: la diversidad de votantes que existen dentro de esos casi ocho millones de votos, cada cual con diferentes prioridades; y la inevitabilidad de los roces que se darán dentro de la coalición en el camino, sin mencionar la presión que en ese sentido vendrá desde el Partido Republicano, los que han manifestado mayor distancia con la apertura de un nuevo ciclo constituyente.

(*) Socio y gerente de Asuntos Públicos de Azerta.