LA ECONOMÍA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Una vez superada la emergencia sanitaria es probable que los Estados sean más grandes. Sin embargo, esto representará un desafío puesto que también deberán ser más ágiles y contar con una buena capacidad de respuesta frente a los requerimientos que vayan surgiendo.

Esta es una de las principales conclusiones que expuso Felipe Larraín en la tercera sesión del Ciclo de Encuentros 2020 organizado por Azerta, instancia que reunió a más de 120 invitados.

Felipe Larraín, Doctor en Economía de la Universidad de Harvard, ingeniero comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile y ex ministro de Hacienda en dos oportunidades, señaló que se debe compatibilizar muy bien el cuidado de las personas y de la economía, considerando que el PIB podría registrar una caída mayor en la medida que se mantengan las acciones de prevención más restrictivas.

Tal como lo han señalado varios organismos internacionales, entre ellos el Fondo Monetario Internacional, el mundo está enfrentando la peor recesión desde el año 1930, lo que hoy hace prever que la recuperación será más lenta con escenarios menos optimistas para 2021 de los que se estaban pronosticando hace algunas semanas. A modo de ejemplo, China cayó 6,8% en el primer trimestre de 2020, la mayor disminución trimestral que registra dicha nación desde el año 1992.

En Chile, Larraín destacó que estamos sufriendo un doble shock: al derrumbe en los índices económicos y de empleo producto del estallido social, se agregaron todos los efectos de la pandemia, incluyendo la caída de la inversión de un 16% que se proyecta para 2020.

En materia de empleo, una vez que concluya la emergencia sanitaria se verán efectos permanentes considerando que hay un número importante de empresas que han reducido su dotación de personal y que no tienen contemplado recontrataciones.

Para Larraín, la crisis mundial también implica riesgos externos para Chile que se dan a partir de los altos niveles de incertidumbre existentes y de las tensiones políticas entre China y Estados Unidos, incluyendo su guerra comercial

En este contexto, una eventual segunda oleada de contagios sería un grave problema para las personas y para la economía local, razón por la cual hoy no es recomendable gastar todo lo que se tiene.

Para el economista, un tema que se mantiene pendiente y que se debe retomar a la brevedad es el debate constitucional en un escenario muy distinto al que Chile se desenvolvía hace 6 meses atrás: La reforma al sistema de pensiones asoma como uno de las grandes cambios estructurales que se debe abordar.