Control de calidad en Redes Sociales

El Think-tank británico Demos acaba de lanzar su informe Quality Control, que refleja que el 59% de los adultos de ese país cree que los contenidos de las redes sociales debieran ser editados por moderadores para evitar un eventual daño social.

El estudio muestra que un importante porcentaje de los dos mil encuestados piensa que las redes sociales causan o empeoran problemas sociales (54%), afecciones de salud mental (46%) y autolesiones o suicidio (45%). Respecto de las edades de los entrevistados, es interesante que, entre los mayores de 55 años, el apoyo a la moderación llegó a un 71 por ciento, mientras que de los más jóvenes sólo un 45% estuvo de acuerdo con la implementación de medidas de ese tipo.

¿Cómo podría llevarse a cabo algo así? El informe de Demos recomienda establecer un esquema voluntario de capacitación para “editores ciudadanos” en asociación con la industria editorial, que ayude a los moderadores actuales a gestionar mejor el contenido potencialmente perjudicial.

Otros datos interesantes de este sondeo:

Una cuarta parte de los adultos del Reino Unido se declara adicto a las redes sociales, cifra que se eleva a un 42% en los jóvenes entre 18 y 34 años.

A pesar de pasar la mayor parte del tiempo en las redes sociales, los adultos más jóvenes también tienen más probabilidades de tener opiniones negativas sobre su uso y de describirlo como poco saludable.

Las adolescentes son el grupo más afectado negativamente por el alto uso de redes sociales: sólo el 47% de las niñas que usan las redes sociales durante tres horas o más informan estar felices, en comparación con el 64% de los niños en el mismo grupo.

La confianza en los distintos medios de entrega de información está a la baja: sólo el 30% de la población del Reino Unido confía en documentos académicos o informes, el 25% en diarios, mientras que las redes sociales y revistas son los medios menos confiables, con un 11 y 10% de credibilidad, respectivamente.